6 consejos para cuidar tu salud en invierno

La temporada de invierno ya llegó y con ella, las bajas temperaturas lo que significa que los días son cada vez más cortos,
lluvia y nieve. Es un hecho que durante el invierno, las personas son más propensas a sufrir enfermedades respiratorias (gripe y resfriado), aumentar de peso y hasta sufrir depresiones y cuadros de estrés.  Otras dolencias crónicas que también se ven agudizadas por el frío incluyen las enfermedades cardíacas, respiratorias y osteoarticulares. El motivo es que, por un lado, las bajas temperaturas disminuyen los sistemas naturales de defensa. Además, los cambios bruscos de temperatura (pasar de un interior caldeado al exterior) y el hacinamiento son factores que favorecen el contagio y el desarrollo de enfermedades básicamente infecciosas.

Entonces, ¿qué podemos hacer para mantenernos lo más sanos posible en invierno?

1. Consumir una dieta variada rica en verduras, frutas y grasas buenas como el aceite de oliva virgen extra.

2. Los cítricos enteros, como las naranjas, los limones y las clementinas, no sólo contienen vitamina C (y la necesitamos mucho en invierno), sino que la pulpa también contiene fibra y flavonoides, que ayudan a combatir la inflamación.

3. Se sabe que las verduras de la familia de las cebollas, como el puerro, el ajo, la cebolla y, por supuesto, las cebollas, ayudan a prevenir los resfriados comunes (y no manteniendo a la gente alejada debido a su aliento de ajo).

Los alimentos abundantes pueden ser reconfortantes cuando hace frío afuera, pero eso no significa que no pueda comer saludablemente durante el invierno. Una dieta saludable incluye muchas frutas y verduras, granos enteros, productos lácteos bajos en grasa y proteína magra. El chile, el estofado de carne, la sopa de lentejas, las verduras asadas e incluso el pollo asado en olla o cocinado con verduras pueden ser reconfortantes y nutritivos.

Manténerse hidratado

La gente no suele asociar la deshidratación con el invierno, sin embargo puedes deshidratarse independientemente de la temperatura exterior. El cuerpo  humano pierde mucho líquido durante los meses fríos y secos del invierno, y muchos son menos diligentes con la hidratación. Asegúrate de beber agua y reponer líquidos.

4. Cuida la humedad de tu hogar. El aire caliente en interiores suele ser muy seco y seca la piel y las membranas mucosas de la nariz y la garganta. Una membrana seca tiene más dificultades para soportar el ataque de infecciones, como el resfriado común o las infecciones de la piel. Puedes utilizar un humidificador para mantener un nivel de humedad de entre el 45 y el 70 por ciento. Usar una loción suave (preferiblemente sin perfume) para lubricar su piel y mantenerla húmeda. Evita las duchas o baños largos y calientes, así como el jabón líquido para el cuerpo, que seca la piel (incluso si dice que contiene crema hidratante).

Consejos salud de telemedical

Cómo evitar el contagio de resfriados y gripe

• Lavarse las manos siempre que estén sucias y en momentos clave, como después de sonarse la nariz, después de cambiar pañales a un niño con resfriado o ir al baño, antes de comer y antes de preparar alimentos.
• Utilizar pañuelos desechables.
• Evitar el humo de tabaco y fumar.
• Mantenerse alejados de personas que tengan gripe.
• Evitar los locales cerrados o con aglomeraciones.
• Vacunarse de la gripe, en el caso de los grupos de población en los que esté indicado. Las campañas de vacunación se realizan en los meses de otoño y los centros de atención primaria facilitan toda la información.

5. Procurar tomar un multivitamínico de buena calidad que contenga oligoelementos como zinc (balance con cobre), selenio (no más de 200 mcg por día) y vitamina D3 extra (2,000 IU por día se considera generalmente seguro, pero más puede ser tóxico, así que le recomiendo que examine sus niveles sanguíneos si desea tomar más que eso). Especialmente en nuestro clima del norte y estando bajo techo la mayor parte del tiempo, la deficiencia de vitamina D es más común de lo que usted podría pensar y puede llevar a infecciones frecuentes.

6. Mantenerse activo. Si no puedes salir porque el clima es muy malo o tiene miedo de resbalar en carreteras heladas, hay otras opciones. Por ejemplo, ir a caminar adentro en un centro comercial o estadio, puedes ir al gimnasio o hacer ejercicio en casa. Hay clases on line  disponibles para personas de la tercera edad y otros que prefieren hacer ejercicio en casa. Los videos en YouTube pueden ser útiles si conoces bien tu cuerpo y evitas maniobras riesgosas. Siempre  hay que aprender los ejercicios bajo el cuidado de un fisioterapeuta, quiropráctico o un entrenador físico autorizado, especialmente si ya tiene antecedentes de problemas musculares o de espalda.

Facebook
Google+
https://www.telemedical.es/consejos-para-cuidar-la-salud-en-invierno">
Twitter
Pinterest

 

Esta página web utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar